Vuoto y Pérez no pudieron frenar el progreso

La herramienta promovida por la gestión del Gobernador Gustavo Melella busca revitalizar a la economía fueguina que ha quedado debilitada tras el aislamiento social preventivo y obligatorio. Los intendente Walter Vuoto y Martín Perez intentaron dilataron la discusión de la propuesta a través de sus representantes en la Legislatura, pero el jueves recibieron un fuerte revés político y la Ley fue sancionada.

Como el pesado péndulo de un impreciso reloj chino, los Intendente Walter Vuoto de Ushuaia y Martín Pérez de Río Grande van acomodando sus posicionamientos ideológicos de acuerdo a las circuntancias.

A fuerza de ser consecuentes, u obsecuentes, de Alberto Fernández y sus políticas nacionales, deben cuidar también que sus pretensiones y aspiraciones, no se enreden con las políticas del Gobernador Gustavo Melella que casi hermanas de las implementadas a nivel nacional.

 

Es verdad, parece un juego de palabras, pero no lo es.

Solo es un juego político en el que Walter Vuoto y Martín Pérez deben explicar, todos los días, que están a favor de Alberto Fernández y ensayan ese paso con disciplina japonesa haciendo todas las inclinaciones y reverencias necesarias las veces que haga falta.

Pero se les plantea, necesariamente, la disyuntiva: ¿Cómo ser Fernandistas sin ser Melellista?

Es que Melella parece más discípulo que Fernández de lo que lo son Vuoto o Pérez.

Incluso, en los últimos días la administración de Melella fue elogiada por el manejo que ha hecho del Coronavirus en la provincia.

También los profesionales del Comité de Emergencia, y del Laboratorio de Ushuaia, que trabajaron con la Ministro de Salud designada por Melella, fueron felicitados por las autoridades que Alberto Fernández designó en el Ministerio de Salud de Nación.

¡¡¡Pero!!!…

Siempre hay un pero.

Los intendentes creen que hay diferencias entre uno y otro.

Entre “Alberto” y “Gustavo”.

Dicen que “Alberto”, por Fernández, convocó a la oposición para consensuar las medidas y acá “Gustavo”, por Melella, “no nos convocó”.

Ese argumento, y otros de igual seriedad, son los que esgrimieron estos días para oponerse a un plan de asistencia a los sectores más castigados de la economía por el cierre total de la actividad.

Las contradicciones ideológicas de los Intendentes, llegaron tan lejos que incluso en Río Grande, Martín Perez rechazó la posibilidad de que las Pymes, los comercios y los pequeños contribuyentes no paguen Ingresos Brutos o el Impuesto a los sellos aseguró que esto traería “perdidas” al Municipio.

El discurso del Intendente es una clara señal de las distancias que lo separan de los empresarios y comerciantes e incluso trabajadores que no saben si van a poder sobrevivir, después de 60 días sin trabajar mientras que a Pérez solo le preocupa la recaudación.

Finalmente, la Ley fue aprobada el pasado jueves, pero no solo eso, la aprobación se logró después de que el oficialismo diera lugar al debate de la propuesta tal como pedía la oposición, aunque claro, para Laura Colazo, Victoria Vuoto y Jorge Colazo tampoco esto era suficiente.

Pero en política, y ya es un dato viejo, los representantes del Partido Verde tienen un largo historial de hablar en defensa de la gente y lo más necesitados para, al final, terminar votándoles en contra. La escuela “Colacista”, al parecer, ya tiene a sus primeros alumnos en los Municipios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *