El gobierno logra frenar al dólar paralelo tras una serie de medidas restrictivas

Luego de que la brecha cambiaria se disparara al 70% y el dólar blue tocara los $120, el gobierno lanzó una catarata de medidas restrictivas que están logrando controlar el alza de la divisa en el mercado paralelo.

En primer lugar, la Comisión Nacional de Valores (CNV) limitó al 25% las tenencias en dólares en efectivo para las carteras de fondos comunes de inversión tanto en pesos como aquellos en dólares que emiten cuotas partes en moneda local y suspendió la suscripción de cuotas partes en una moneda distinta a la de dicho fondo.

De esta manera, se prevé que la resolución obligue a los fondos a desprenderse de hasta 400 millones de dólares en un mecanismo escalonado que comenzará el 30 de abril y finalizará el 15 de mayo.

El anuncio tuvo un impacto inmediato en la apertura cambiaria de este viernes, donde el “contado con liqui” retrocede un 3% para operar a $108, el “dólar bolsa” tiene una baja del 3,8% para cotizar a $105 y el “blue” desciende a $113.

Sin embargo, la mayoría de los analistas sostienen que dicho efecto no durará por mucho tiempo, ya que no hay ningún incentivo a mantenerse en pesos. “Esto no te va a moderar mucho la brecha, no veo al contado con liqui debajo de los $100. Lo que se tendría que enfocar es aumentar la tasa que remunere el ahorro de los minoristas y mayoristas del sector privado porque con el derrumbe de las tasas de los plazos fijos, todo lo que intentes emparchar es de muy corto alcance”, indicó Juan Ignacio Paolicchi, de la consultora Eco Go.

En un tibio intento de seguir esta línea, el titular del Banco Central, Miguel Pesce, aumentó la tasa de los pases pasivos de los bancos de 11,4% a 15,2%, pero muchos lo interpretaron como insuficiente.

“El Central está corriendo de atrás al mercado, debería tratar de anticiparse. Son medidas descoordinadas y poco efectivas. No están yendo al problema de fondo -que es que faltan dólares y sobran pesos-, sólo están tratando de financiarlo”, subrayó el analista de mercados Francisco Uriburu.

El problema es que ninguna de estas resoluciones disminuyen la expectativa de devaluación en un contexto de gran incertidumbre por la fuerte crisis económica que genera la cuarentena y la posibilidad latente de un default.

Con un tipo de cambio oficial prácticamente anclado mientras Brasil devalúa a niveles históricos que pueden complicar al aparato productivo local, el incentivo de los exportadores es liquidar menos divisas y el de los ahorristas, hacerse de más dólares.

De ahí que el gobierno apele a medidas por fuera de la lógica del mercado como el comunicado amenazante de la UIF donde advirtió que está observando “activamente el aumento de las magnitudes en las operatorias de Contado con Liquidación y Dólar MEP” y exhortó a “cumplir responsablemente con sus obligaciones acorde a valorar adecuadamente los factores de riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo de esas operaciones”.

“Es preocupante que el gobierno utilice la UIF para hacer amedrentamiento porque no sabe cómo controlar el tipo de cambio libre. Ya utilizaron estas cosas en el pasado y no funcionaron. Nadie quiere en el mercado que vuelva el estilo Guillermo Moreno cuando el mismo presidente da otro tipo de mensaje”, subrayó a este medio el director de una importante sociedad de bolsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *